Ornamentos-litúrgicos-header-750x410

Ropero litúrgico

            Para una adecuada “ars celebrandi” es igualmente importante la atención a todas las formas de lenguaje previstas por la liturgia: palabra y canto, gestos y silencios, movimiento del cuerpo, colores litúrgicos de los ornamentos. En efecto, la liturgia tiene por su naturaleza una variedad de formas de comunicación que abarcan todo el ser humano. La sencillez de los gestos y la sobriedad de los signos, realizados en el orden y en los tiempos previstos, comunican y atraen más que la artificiosidad de añadiduras inoportunas. La atención y la obediencia de la estructura propia del ritual, a la vez que manifiestan el reconocimiento del carácter de la Eucaristía como don, expresan la disposición del ministro para acoger con dócil gratitud dicho don inefable.

            Es necesario que en todo lo que concierne a la Eucaristía haya gusto por la belleza. También hay respetar y cuidar los ornamentos, la decoración, los vasos sagrados, para que, dispuestos de modo orgánico y ordenado entre sí, fomenten el asombro ante el misterio de Dios, manifiesten la unidad de la fe y refuercen la devoción (Benedicto XVI, Sacramentum caritatis, nn. 40-41) .

Responsable: Mª Carmen Martínez

Miércoles de 16 a 18h.

Octubre: 3, 10, 17, 24

Noviembre: 7, 14, 21, 28

Diciembre: 12, 19

Enero: 9, 16, 23, 30

Febrero: 6, 13, 20, 27

Marzo: 6, 13, 20, 27

Abril: 3, 10

Mayo: 8, 15, 22, 29

Junio: 5, 12, 19